Peter Gøtzsche: La industria farmacéutica le miente a los médicos

By request of Dr. Gøtzsche, orig­i­nal Eng­lish ver­sion here.

En entre­vista con MSM, el desta­ca­do inves­ti­gador y co-fun­dador de la Cochrane Col­lab­o­ra­tion recal­ca que la indus­tria far­ma­céu­ti­ca tra­ba­ja por las ganan­cias, y no por los pacientes.

Su libro Medica­men­tos que matan y crimen orga­ni­za­do –recien­te­mente pub­li­ca­do en español– es un informe com­ple­to y sin con­ce­siones sobre la influ­en­cia de la indus­tria en los sis­temas de salud.

En el áni­mo de seguir con­tribuyen­do –esper­amos– a gener­ar una may­or con­cien­cia respec­to de los efec­tos adver­sos de las rela­ciones entre la pro­fe­sión médi­ca y la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, Médi­cos Sin Mar­ca entre­vistó a Peter C. Gøtzsche, desta­ca­do inves­ti­gador y cofun­dador de la Cochrane Col­lab­o­ra­tion, una red glob­al inde­pen­di­ente de pro­fe­sion­ales de la salud, inves­ti­gadores y defen­sores de pacientes, que asume el reto de con­ver­tir la evi­den­cia gen­er­a­da a través de la inves­ti­gación,  en infor­ma­ción útil para la toma de deci­siones clíni­cas y san­i­tarias.  La orga­ni­zación sin fines de lucro cuen­ta con colab­o­radores de más de 120 país­es que tra­ba­jan jun­tos para pro­ducir infor­ma­ción de salud acce­si­ble, creíble e inde­pen­di­ente de patrocin­ios com­er­ciales y otros con­flic­tos de intere­ses.

Affaires entre médi­cos e indus­tria

En su car­rera primero tra­ba­jó en la indus­tria far­ma­céu­ti­ca. Pos­te­ri­or­mente, se con­vir­tió en uno de los críti­cos más con­sis­tentes de la for­ma como ésta real­iza inves­ti­gación. ¿Qué le hizo dar este giro?

Ráp­i­da­mente me di cuen­ta de que la indus­tria far­ma­céu­ti­ca ruti­nar­i­a­mente miente a los médi­cos, tan­to en su mar­ket­ing como en la inves­ti­gación que real­iza, y los engaña de otros mod­os, lo que pro­duce efec­tos per­ju­di­ciales tan­to para los pacientes como para las economías de nue­stros país­es. Entonces no podía verme a mí mis­mo desar­rol­lan­do una car­rera en tal ambi­ente. Muchos años después des­cubrí que la indus­tria far­ma­céu­ti­ca no sólo miente reg­u­lar­mente, sino que es la más crim­i­nal de todas las indus­trias (1, 2, 3), sin guardar respeto por la vida humana (4).

En su opinión, ¿por qué a los médi­cos nos resul­ta tan difí­cil cues­tionarnos el están­dar éti­co sobre el cual nos rela­cionamos con la indus­tria?

La gen­er­al­iza­da cor­rup­ción entre los médi­cos deter­mi­na que sean pocos los que estén dis­puestos a pararse y hablar (5, 6). Ellos pre­fieren seguir deján­dose pagar.

En su expe­ri­en­cia, ¿cuáles son las reac­ciones más comunes de los médi­cos cuan­do lo escuchan expon­er o leen acer­ca de lo que Ud. ha inves­ti­ga­do?

Me he lle­va­do una sor­pre­sa, lo que a la vez ha sido estim­u­lante. La may­oría de los médi­cos com­pren­den lo que estoy hacien­do. Al igual que yo, ellos saben que el sis­tema actu­al es cor­rup­to y les gus­taría ver cam­bios. Las escasas reac­ciones neg­a­ti­vas han venido de doc­tores ine­scrupu­losos que están total­mente cor­rompi­dos, así como de médi­cos ingen­u­os que creen en la pro­pa­gan­da de la indus­tria y creen que ésta tra­ba­ja por el bien de los pacientes. La indus­tria no tra­ba­ja por los pacientes, tra­ba­ja por las ganan­cias. Sus dro­gas han cau­sa­do la muerte de muchos pacientes, sien­do esto sólo super­a­do por las enfer­medades cardía­cas y el cáncer.

¿Cómo cree que la relación entre las com­pañías far­ma­céu­ti­cas y los médi­cos deba ser cues­tion­a­da , sin que estos últi­mos se sien­tan ame­naza­dos?

Yo cues­tiono dicha relación todo el tiem­po y si no logramos que los médi­cos se sien­tan aver­gon­za­dos, no ver­e­mos cam­bios pos­i­tivos de ningún tipo. Ini­cial­mente la Aso­ciación Médi­ca Dane­sa trata­ba de igno­rarme a mí y sis­temáti­ca­mente evita­ba cualquier dis­cusión dicien­do que médi­cos e indus­tria nece­sita­ban colab­o­rar recíp­ro­ca­mente. Esto es cier­to, pero no sig­nifi­ca que la indus­tria ten­ga que entre­gar dinero u otro tipo de bienes a los doc­tores. Este flu­jo de dinero lle­va a la pér­di­da de la cred­i­bil­i­dad. Aho­ra la Aso­ciación se ha dado cuen­ta que no puede hac­er como si no hubiera un prob­le­ma y ha empeza­do a apo­yar una serie de refor­mas nece­sarias.

El tra­ba­jo de Gøtzsche

En su últi­mo libro habla de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca en tér­mi­nos de “crimen orga­ni­za­do”. Esta parece ser una acusación que podría ser rec­haz­a­da por las com­pañías. ¿No sería más con­ve­niente enfo­carse en el tema de los ses­gos y hablar en tér­mi­nos de con­duc­tas no-inten­cionales?

En mi libro no hago acusa­ciones. A mis lec­tores yo les ofrez­co datos. Es un hecho bien doc­u­men­ta­do el que la indus­tria far­ma­céu­ti­ca comete crímenes, y esto no puede ser nega­do por las com­pañías. Las com­pañías no han trata­do de con­trade­cir esto, pues saben per­fec­ta­mente bien cuán cor­rup­tas son sus prác­ti­cas de nego­cios. En vez de esto, han dicho que los ejem­p­los a los que me refiero son antigu­os y que la situación es mucho mejor aho­ra. Esto es men­ti­ra. He doc­u­men­ta­do el crimen orga­ni­za­do en las diez com­pañías más grandes basa­do en casos entre el año 2007 y 2012. Tam­bién he con­stata­do que estos crímenes están en alza, lo que no es una sor­pre­sa, ya que cuan­do los crímenes traen ben­efi­cios, éstos tien­den a aumen­tar. En este caso no esta­mos hablan­do de ses­gos, somos tes­ti­gos de crimen orga­ni­za­do y fraude todo el tiem­po, y esto cier­ta­mente no es no-inten­cional. Es delib­er­a­do.

Ud. ha sido espe­cial­mente críti­co respec­to de las prác­ti­cas far­ma­cológ­i­cas en psiquia­tría. ¿Cuáles son los hechos que han cap­tura­do su aten­ción espe­cial­mente?

Está todo más o menos rela­ciona­do con medica­men­tos. Ya había vis­to demasi­a­do, sin embar­go lo que encon­tré en psiquia­tría me dejó pro­fun­da­mente impacta­do. Es por esto que le puse como títu­lo al primer capí­tu­lo sobre psiquia­tría “El paraí­so de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca”. Los fár­ma­cos psi­cotrópi­cos cau­san muchos daños y algunos de los peo­res suce­den cuan­do los pacientes tratan de sus­pender­los, gen­eral­mente empe­o­ran­do su esta­do. Sus médi­cos habit­ual­mente les dicen que esto se debe a que aún requieren el fár­ma­co. En real­i­dad lo que muchos pacientes exper­i­men­tan al tratar de sus­pender estos fár­ma­cos son sín­tomas de absti­nen­cia. Ellos se han hecho depen­di­entes de los medica­men­tos, sin embar­go los psiquia­tras gen­eral­mente nie­gan este hecho. Estos últi­mos han apren­di­do, a través de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, a no cul­par al fár­ma­co en estos casos, si no a la propia enfer­medad.

El psiquia­tra David Healy ha dicho que “prob­a­ble­mente no haya otra área de la med­i­c­i­na en que la lit­er­atu­ra académi­ca esté tan en desacuer­do con los datos crudos”. Estoy de acuer­do y no conoz­co ningu­na otra espe­cial­i­dad en que haya tan­to sobre­di­ag­nós­ti­co y sobre­tratamien­to, o en que los daños cau­sa­dos por los medica­men­tos sean tan debil­i­tantes y per­sis­tentes si se los com­para con los ben­efi­cios. Afor­tu­nada­mente algunos de los más dis­tin­gui­dos psiquia­tras han toma­do con­cien­cia de que su espe­cial­i­dad está en una pro­fun­da cri­sis. Hay entonces esper­an­za en el futuro.

¿Cuál es la impor­tan­cia del uso de place­bos activos en los ensayos con psi­cofár­ma­cos?

Las com­pañías far­ma­céu­ti­cas no usan place­bos activos en lo abso­lu­to, debido a que ellos saben que esto dejaría al des­cu­bier­to la ine­fec­tivi­dad de sus fár­ma­cos. Una revisión hecha por Cochrane de ensayos antigu­os en que la com­para­ción de la dro­ga en estu­dio era hecha con­tra un place­bo que con­tenía atropina –con el fin de imi­tar los efec­tos secun­dar­ios de los anti­de­pre­sivos (i.e. place­bo acti­vo)– encon­tró que los anti­de­pre­sivos tricícli­cos no eran efec­tivos en la depre­sión. Por lo tan­to, lo que esta­mos midi­en­do al realizar ensayos clíni­cos con dro­gas psi­cotrópi­cas no son ver­dadera­mente sus efec­tos, sino prin­ci­pale­mente ses­gos, debido a la rup­tura del ciego en los estu­dios.

En sus estu­dios sobre la mor­bil­i­dad y mor­tal­i­dad aso­ci­a­da al uso de anti­in­flam­a­to­rios no esteroidales (AINEs), ha con­clu­i­do que éstos han costa­do la vida de más de 100 mil per­sonas. ¿Cómo llegó a estable­cer ese número?

Los AINEs han cau­sa­do cien­tos de miles de muertes en el mun­do entero. Mis cál­cu­los han sido bas­tante sim­ples. Com­paré las ven­tas con el aumen­to en el ries­go de morir mien­tras se está toman­do AINEs, lo que ha sido doc­u­men­ta­do en meta-análi­sis, tam­bién con­sid­eré el tiem­po de tratamien­to. Lo más serio en relación con estas muertes es que muchos de estos casos no nece­sita­ban el medica­men­to como primer tratamien­to. Ellos podrían haber sido trata­dos con fár­ma­cos que no los habrían mata­do, o inclu­so podrían no haber requeri­do fár­ma­co alguno, con­sideran­do que muchas condi­ciones que provo­can dolor pueden ser tol­er­adas y mejo­ran solas.

Actual­mente la poli­far­ma­cia es una prác­ti­ca común. Ésta parece ser un área de pocas certezas en med­i­c­i­na. ¿Qué se ha hecho en tér­mi­nos de inves­ti­gación para mejo­rar este pun­to ciego?

Muy poco. Los medica­men­tos se evalúan uno a uno, entonces sabe­mos muy poco acer­ca de lo que ocurre cuan­do var­ios son usa­dos simultánea­mente, inter­ac­tuan­do entre ellos o poten­cian­do los efec­tos adver­sos de uno y otro. Estas inter­ac­ciones matan a muchos pacientes, habit­ual­mente después de haber echa­do a perder la vida de la per­sona antes de su muerte. Es un hecho irre­bat­i­ble el que usamos muchos fár­ma­cos, par­tic­u­lar­mente en los ancianos, quienes los sue­len tol­er­ar mal.

Durante los últi­mos años se han escucha­do muchas voces –incluyen­do la suya aler­tan­do que bajo cier­tas condi­ciones los screen­ing pueden ser nocivos. ¿Cuáles han sido sus prin­ci­pales hal­laz­gos en relación con el screen­ing del cáncer de mama?

Hemos pub­li­ca­do mucho en esta área, por lo que no puedo pre­cis­ar cuáles han sido nue­stros hal­laz­gos más rel­e­vantes. Lo que sí puedo decir es que el screen­ing mamo­grá­fi­co no reduce la ocur­ren­cia de cáncer avan­za­do y por lo tan­to no sirve para lo que se supone que debería. Además, el screen­ing no lle­va a que las mujeres puedan ten­er vidas más largas. El screen­ing deri­va en sobre­di­ag­nós­ti­co y sobre­tratamien­to. El tratamien­to de mujeres sanas sobre­di­ag­nos­ti­cadas lle­va a la muerte al menos a tan­tas mujeres como las que el screen­ing habría ayu­da­do a pre­venir de morir por cáncer mamario.

Por últi­mo, están los fal­sos pos­i­tivos que luego son refu­ta­dos. El ries­go acu­mu­la­do de diag­nós­ti­co de fal­so pos­i­ti­vo después de 10 mamo­grafías está en el ran­go entre 20% y 60%. El daño psi­cológi­co que se les infringe a esas mujeres es sus­tan­ti­vo y de larga duración. Esto lle­va a que los análi­sis sobre la util­i­dad de los screen­ing, al incluir los ries­gos y ben­efi­cios aso­ci­a­dos, invari­able­mente resul­ten neg­a­tivos. Por estos motivos, el screen­ing de cáncer mamario debería dejar de prac­ti­carse. Lenta y dolorosa­mente algunos país­es están dán­dose cuen­ta de esto aho­ra.

Indus­tria far­ma­céu­ti­ca y leg­is­lación

En los Esta­dos Unidos recien­te­mente se ha aproba­do la Sun­shine Act, que obliga a los lab­o­ra­to­rios a deve­lar infor­ma­ción sobre sus pagos direc­tos e indi­rec­tos a los médi­cos. ¿Cuál es su opinión respec­to a este tipo de medi­das?

Ha exis­ti­do un gran retra­so en los país­es para intro­ducir medi­das como ésta. Esto le da al públi­co un nece­sario conocimien­to respec­to a la mag­ni­tud de la cor­rup­ción y le da la posi­bil­i­dad a los pacientes de ele­gir a un médi­co que no toma dinero de la indus­tria. Yo esper­aría que esta trans­paren­cia lleve a una sig­ni­fica­ti­va reduc­ción del niv­el de cor­rup­ción.

En relación con la leg­is­lación, ¿qué otros aspec­tos de la relación entre médi­cos e indus­tria deberían ser con­tem­pla­dos?

El mar­ket­ing de los medica­men­tos debería estar pro­hibido, así como el mar­ket­ing del taba­co lo está, con­sideran­do que ambos son dañi­nos. Imagí­nate cómo sería el mun­do si no hubiese pub­li­ci­dad de fár­ma­cos ni agentes de ven­ta. Los buenos medica­men­tos serán siem­pre usa­dos por los médi­cos, por lo que no nece­si­tan del mar­ket­ing.

Tam­bién debería pro­hibirse que médi­cos que han recibido pagos u otro tipo de favores de parte de la indus­tria pertenez­can a pan­e­les de exper­tos para la elab­o­ración de guías clíni­cas o la aprobación de medica­men­tos. Asimis­mo no deberían ser con­sul­tores de agen­cias reg­u­lado­ras de medica­men­tos ni de otras insti­tu­ciones públi­cas. Así como los abo­ga­dos no tienen per­mi­ti­do rep­re­sen­tar a ambos lados, este mis­mo prin­ci­pio debería apli­carse a los médi­cos.

Fuentes de infor­ma­ción inde­pen­di­ente

El flu­jo de infor­ma­ción des­de la inves­ti­gación al médi­co que está jun­to a la cama del paciente es muy com­ple­jo y vul­ner­a­ble a diver­sos tipos de ses­gos. ¿Qué le podría recomen­dar a aque­l­los clíni­cos que pre­tenden estar actu­al­iza­dos y al mis­mo tiem­po acced­er a infor­ma­ción lo más libre de ses­gos que sea posi­ble?

Ten­drían que con­fi­ar sola­mente en fuentes de infor­ma­ción inde­pen­di­entes. Deberían con­sid­er­ar a los ensayos clíni­cos finan­cia­dos por la indus­tria como pub­li­ci­dad del fár­ma­co. Inclu­so cuan­do los resul­ta­dos son pub­li­ca­dos en las revis­tas médi­cas más respetadas, aque­l­los artícu­los son gen­eral­mente poco con­fi­ables. En la medi­da de lo posi­ble, los médi­cos deberían evi­tar usar medica­men­tos de com­pañías que con­sid­er­an con­fi­den­cial la infor­ma­ción de los estu­dios clíni­cos que envían a las agen­cias reg­u­lado­ras y que no estén dis­pues­tas a com­par­tir libre­mente con inves­ti­gadores inde­pen­di­entes la infor­ma­ción no proce­sa­da y debida­mente anon­i­miza­da de los estu­dios que lle­van a cabo.

La Cochrane Col­lab­o­ra­tion se ha con­sol­i­da­do como una fuente de conocimien­tos médi­cos segu­ra y con­fi­able. ¿Cuáles son los obje­tivos a largo pla­zo de Cochrane?

Uno de los obje­tivos más impor­tantes de Cochrane es reducir los ses­gos. Sin embar­go, los lec­tores de las revi­siones Cochrane deben estar al tan­to de que éstas sue­len ser habit­ual­mente pos­i­ti­vas, debido a que por lo gen­er­al los inves­ti­gadores de Cochrane no tienen acce­so a todos los datos ni a todos los ensayos que se han real­iza­do en relación con la inter­ven­ción estu­di­a­da. Por esta razón es una meta de primer orden para Cochrane pre­sion­ar para que todos los datos gen­er­a­dos gra­cias al altru­is­mo de los pacientes estén disponibles gra­tuita­mente para que cualquier per­sona los pue­da revis­ar. No es éti­ca una solu­ción que aspire a menos que esto.

Es sor­pren­dente que hayamos per­mi­ti­do a las com­pañías far­ma­céu­ti­cas e inves­ti­gadores el procla­marse dueños de los datos y man­ten­er éstos en secre­to. De acuer­do al Defen­sor del Pueblo (Ombuds­man) Europeo -a quien recur­ri­mos en 2007 para denun­ciar el extremo secretismo que la Agen­cia Euro­pea de Medica­men­tos (EMA) man­tenía en aquel entonces- la indus­tria far­ma­céu­ti­ca no puede adueñarse los datos de pacientes. Los datos que se gen­er­an gra­cias a la colab­o­ración de pacientes que han esta­do dis­puestos a cor­rer un ries­go descono­ci­do al par­tic­i­par en un ensayo nos pertenecen a todos.

ONGs y Médi­cos Sin Mar­ca

Nues­tra orga­ni­zación (Médi­cos Sin Mar­ca) ha con­stru­i­do su dis­cur­so a par­tir de una prop­ues­ta clara, con ideas como que “no debería haber espa­cio para la indus­tria en la edu­cación médi­ca”, lo que para muchos cole­gas ha pare­ci­do un tan­to rad­i­cal. ¿Cuán­ta impor­tan­cia le asigna a ONGs como la nues­tra en la posi­bil­i­dad de impul­sar un cam­bio en el están­dar éti­co den­tro de la med­i­c­i­na?

Orga­ni­za­ciones como Médi­cos Sin Mar­ca, la españo­la No Gra­cias, la norue­ga Doc­tors Against Cor­rup­tion, la dane­sa Doc­tors With­out Spon­sors, las esta­dounidens­es Pub­lic Cit­i­zen, No Free Lunch, la Inter­na­tion­al Soci­ety of Drug Bul­letins, la revista Pre­scrire y Health Action Inter­na­tion­al son todas impor­tantes pro­mo­toras de cam­bios. Decir que no debería haber espa­cio para la indus­tria en la edu­cación médi­ca no tiene nada de rad­i­cal. Está bien doc­u­men­ta­do que la edu­cación médi­ca finan­cia­da por com­pañías far­ma­céu­ti­cas es mar­ket­ing encu­bier­to y que ese tipo de activi­dades lle­va a los médi­cos a tomar deci­siones irra­cionales que hacen daño a sus pacientes. Esto incluye el uso de medica­men­tos mucho más caros que no tienen ven­ta­jas sobre alter­na­ti­vas más económi­cas.

Peter Gøtzsche

Médi­co espe­cial­ista en Med­i­c­i­na Inter­na, Gotzsche posee un Mas­ter en Cien­cias en Biología y Quími­ca. Tra­ba­jó ini­cial­mente en el área de ensayos clíni­cos y aspec­tos reg­u­la­to­rios en la indus­tria far­ma­céu­ti­ca entre 1975 y 1983, y tam­bién una vez tit­u­la­do de médi­co en hos­pi­tales de Copen­h­ague entre 1984 y 1995. Se con­vir­tió en pro­fe­sor de dis­eño y análi­sis de Inves­ti­ga­ciones Clíni­cas en 2010 en la Uni­ver­si­dad de Copen­h­ague.

El Dr. Gotzsche ha pub­li­ca­do más de 70 artícu­los en “los big five” (BMJ, Lancet, JAMA, Ann Intern Med y N Engl J Med) y sus tra­ba­jos cien­tí­fi­cos han sido cita­dos más de 15.000 veces. Es autor de var­ios libros sobre Med­i­c­i­na Basa­da en Evi­den­cia, sobre­di­ag­nós­ti­co e influ­en­cia de la pro­pa­gan­da de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca en el actu­ar médi­co. Entre ellos desta­can: “Ratio­nal Diag­no­sis and Treat­ment: Evi­dence-Based Clin­i­cal Deci­sion-Mak­ing” (2007); “Mam­mog­ra­phy Screen­ing: Truth, lies and con­tro­ver­sy” (2012); y “Dead­ly med­i­cines and organ­ised crime: How big phar­ma has cor­rupt­ed health­care” (2013).

Además, es miem­bro de una serie de gru­pos que pub­li­can guías para pre­senta­ciones de informes de inves­ti­gación. Ha sido coau­tor de CONSORT para ensayos aleato­rios, STROBE para estu­dios obser­va­cionales, PRISMA para revi­siones sis­temáti­cas y metanáli­sis, y SPIRIT para pro­to­co­los de ensayos.

El Dr. Gotzsche par­ticipó en el mid-year meet­ing de la Cochrane que se llevó a cabo este año en Panamá, en donde jun­to a rep­re­sen­tantes de Médi­cos Sin Mar­ca, com­par­tió el foro sobre la influ­en­cia de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca sobre las deci­siones clíni­cas.

Ha sido una de las voces más com­pro­meti­das en la denun­cia de las malas prác­ti­cas de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, y se ha enfo­ca­do en estu­di­ar los cos­tos que han tenido estas prác­ti­cas no sólo en el bien­es­tar y bol­sil­lo de los pacientes, sino tam­bién en tér­mi­nos de mor­bil­i­dad y mor­tal­i­dad.

Nota: Enlaces de ref­er­en­cia aña­di­dos por nosotros.

* Te recomen­damos tam­bién la entre­vista a Peter Gøtzsche pub­li­ca­da en estos días por nue­stros ami­gos de NoGra­cias. Para leer­la, pin­cha aquí.

Publicado por

1 Comentario

  1. por Sil­via Aven­daño Mal­don­a­do.

    Leer esta entre­vista me deja la sen­sación de que se cues­tiona mucho la indus­tria far­ma­céu­ti­ca y se dejan a los médi­cos como pobres criat­uras inocentes engañadas y amen­zadas por esta mano negra.
    Muchas veces he escucha­do que una visi­ta al médi­co dura menos de 10 min­u­tos, sobre todo en en con­sul­to­rios y hos­pi­tales rurales.
    Muchas veces he escucha­do que se facil­i­tan via­jes, cruceros y finan­ciamien­to de todo tipo para que recuer­den un medica­men­to en par­tic­u­lar y se olvi­dan de eval­u­ar el acce­so económi­co de los pacientes.
    Perci­bo que se qui­tan la car­ga, y que final­mente los que están legal­mente habil­i­ta­dos para indicar un medica­men­to son los médi­cos. Si la indus­tria far­ma­céu­ti­ca ha toma­do tan­to poder es en gran parte cul­pa de los médi­cos con dudosa éti­ca y moral que se prestan para estu­dios manip­u­la­dos y pre­scrip­ciones con priv­i­le­gios.

    Entonces cae de cajón la pre­gun­ta ¿Por qué no se copia lo de USA y se rev­ela el financimien­to que reciben?.
    Para cam­biar las cosas hay que par­tir por casa o ¿no?

Deja un comentario


+ one = 9