nuestra propuesta

Our 8-point pro­pos­al in Eng­lish, here.

Nues­tra ini­cia­ti­va surge en sin­tonía con una cre­ciente pre­ocu­pación respec­to de la cal­i­dad y fia­bil­i­dad de las fuentes a través de las cuales los médi­cos nos man­ten­emos infor­ma­dos acer­ca de los diver­sos avances diag­nós­ti­cos y ter­apéu­ti­cos. Dichas fuentes tienen un impacto direc­to sobre la for­ma en que enten­demos y ejerce­mos la prác­ti­ca clíni­ca, y sobre nues­tras deci­siones al momen­to de eval­u­ar y tratar a nue­stros pacientes.

De un modo cada vez más evi­dente e inex­cus­able, los médi­cos hemos del­e­ga­do nues­tra respon­s­abil­i­dad de edu­carnos y man­ten­er­nos al día en manos de partes intere­sadas (la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, de dis­pos­i­tivos médi­cos y de ali­men­tos), deses­ti­man­do la evi­dente defor­ma­ción del conocimien­to adquiri­do y el proba­do efec­to que el mar­ket­ing y los incen­tivos tienen sobre nues­tras con­duc­tas de pre­scrip­ción.

Esta situación insta­la con­flic­tos de interés innece­sar­ios, y tiende a afec­tar neg­a­ti­va­mente tan­to la cal­i­dad de nues­tras deci­siones clíni­cas como la debi­da pru­den­cia en la eval­u­ación de los ries­gos y ben­efi­cios de los tratamien­tos. El resul­ta­do es un may­or ries­go de iatro­ge­nia (por sobre­di­ag­nós­ti­co, sobre­tratamien­to e indi­ca­ciones con insu­fi­ciente base cien­tí­fi­ca), un aumen­to en los cos­tos de los tratamien­tos y una pro­gre­si­va pér­di­da de con­fi­a­bil­i­dad de la pro­fe­sión médi­ca a ojos de los pacientes y de la comu­nidad.

En nues­tra sec­ción Archi­vo podrás infor­marte sobre la influ­en­cia del mar­ket­ing en la prác­ti­ca clíni­ca y sobre los numerosos canales a través de los cuales ella tiene lugar:

a) lit­er­atu­ra cien­tí­fi­ca con ses­gos alta­mente preva­lentes de finan­ciamien­to, dis­eño, reporte y pub­li­cación.

b) con­sen­sos, recomen­da­ciones y guías clíni­cas elab­o­radas por exper­tos y líderes de opinión con impor­tantes con­flic­tos de interés.

c) edu­cación médi­ca con­tin­ua finan­cia­da y visa­da por com­pañías intere­sadas;

d) mar­ket­ing direc­to a través de la entre­ga sis­temáti­ca de infor­ma­ción ses­ga­da a los médi­cos por parte de rep­re­sen­tantes de ven­tas (vis­i­ta­dores médi­cos); y

e) dis­tribu­ción gen­er­al­iza­da de incen­tivos a la pre­scrip­ción (obse­quios, via­jes, etc.)

Por estas razones (acer­ca de las cuales podrás infor­marte con may­or detalle en este sitio web y en otros afines), la prop­ues­ta de Médi­cos Sin Mar­ca con­siste en:

1

Ejercer una Med­i­c­i­na cen­tra­da en las necesi­dades del paciente y basa­da en la mejor evi­den­cia disponible.
.

2

Bus­car fuentes impar­ciales e inde­pen­di­entes de infor­ma­ción, man­te­nien­do una acti­tud espe­cial­mente cau­ta frente a aque­l­la difun­di­da por partes intere­sadas en aumen­tar la ven­ta de medica­men­tos y otros tratamien­tos.

3

Eval­u­ar en for­ma críti­ca tan­to los con­tenidos de la lit­er­atu­ra disponible como las recomen­da­ciones de líderes de opinión y de pan­e­les de exper­tos que mantienen vín­cu­los financieros con com­pañías pro­duc­toras de tratamien­tos.

4

Rehuir el influ­jo de la pro­pa­gan­da y el mar­ket­ing far­ma­céu­ti­cos, y absten­erse de recibir vis­i­tas pro­mo­cionales, obse­quios, aus­pi­cios o cualquier for­ma de incen­ti­vo a la pre­scrip­ción, evi­tan­do de tal modo los con­flic­tos de interés en el ejer­ci­cio clíni­co.

5

Pro­mover la inde­pen­den­cia de las sociedades de espe­cial­is­tas, las pub­li­ca­ciones médi­cas y las jor­nadas educa­ti­vas respec­to de finan­ciamien­tos y aus­pi­cios prove­nientes de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, de dis­pos­i­tivos médi­cos y de ali­men­tos.

6

Asumir la edu­cación con­tin­ua como una respon­s­abil­i­dad del médi­co, acep­tan­do que éste debe estar dis­puesto a pagar por ella cuan­do es nece­sario.
.

7

Pro­mover la elab­o­ración de políti­cas públi­cas basadas en evi­den­cia, por parte de pan­e­les de exper­tos libres de con­flic­tos de interés.
.

8

Pro­mover el rol inves­ti­gador del Esta­do y de enti­dades sin fines de lucro, jun­to con una ade­cua­da reg­u­lación y trans­paren­cia de la inves­ti­gación clíni­ca finan­cia­da por com­pañías far­ma­céu­ti­cas (y otras).

Si estás de acuer­do con esta prop­ues­ta, y quieres apo­yar nues­tra ini­cia­ti­va y unirte a nue­stro lis­ta­do de adher­entes (pro­fe­sion­ales de la salud e inter­nos de med­i­c­i­na), usa nue­stro for­mu­la­rio de adhe­sión.